Verosimilitud, probabilidad, valoración de la prueba y diálogo crítico

Estándar
Piero Calamandrei, uno de los mayores procesalistas del siglo XX, cuyas ideas aún hoy merecen ser discutidas.

Piero Calamandrei, uno de los mayores procesalistas del siglo XX, cuyas ideas aún hoy merecen ser discutidas.

Amigos, comparto con ustedes un artículo que publiqué hace un tiempo en Brasil (también publicado en Sobre la tutela cautelar. Lima: Ediciones Themis, 2015, bajo la coordinación de Giovanni Priori). Aquí abordo el difícil tema de la verosimilitud a partir del diálogo crítico trabado entre Piero Calamandrei, Michele Taruffo, Daisson Flach y Daniel Mitidiero.

Pueden descargarlo aquí: https://www.academia.edu/19038713/Verosimilitud_probabilidad_y_valoraci%C3%B3n_de_la_prueba

Espero que sea de su agrado.

Anuncios

Luigi Paolo Comoglio

Estándar

Luigi Paolo Comoglio

Amigos, una brevísima reflexión que simplemente no pude evitar plasmar en palabras.

Cuando pensamos en prodigios del derecho, pensamos en juristas que, siendo muy jóvenes, publicaron obras insuperables, de consulta obligatoria para las sucesivas generaciones y que, además, marcaron un antes y un después en los estudios de su materia.

Digo eso porque acabo de terminar de hacer algunos ajustes a la traducción del libro La garanzia costituzionale di azione e il processo civile, de Luigi Paolo Comoglio, uno de los mayores discípulos de Vittorio Denti (junto a Michele Taruffo y Corrado Ferri) y orgulloso representante de la Scuola pavese de derecho procesal [1].

Comoglio publicó este libro en 1970, cuando tenía 29 años, pues el maestro nació en 1941. Así como lo oyen: veintinueve. Debe haber trabajado en él por unos tres o cuatro años y, de hecho, siguió muy de cerca los lineamientos de Vittorio Denti. Corrado Ferri, en el prólogo a la edición en español, identifica muy bien estas directivas de investigación: (a) proceso como fenómeno social; (b) derecho comparado, con incidencia, sobre todo, en el common law; (c) vínculo entre proceso y Constitución. Escuela en toda dimensión.

Intercambiando mails con Comoglio, me refirió en alguna ocasión que La garantía constitucional de la acción y el proceso civil era su “monografía juvenil”. Cosa curiosa: yo estoy convencido que ese libro -junto a Processo civile e Costituzione de Nicolò Trocker, de 1974- fue la consolidación del turning point de las grandes preocupaciones del segundo Calamandrei, Cappelletti y Denti por la superación de las premisas metodológicas de la profundamente arraigada Scuola storico-dogmatica chiovendiana. Ello llevó, naturalmente, a la adopción de un diverso método de trabajo, uno que parta por relativizar el binomio derecho-proceso, como años después, en célebre frase, lo anunciaría Cândido Dinamarco.

Todo eso lo digo en mis clases. Trato de que mis alumnos entiendan que la historia del derecho procesal civil es la historia de los grandes nombres del proceso civil. Comoglio, desde los 29 años (edad que yo tengo al escribir estas humildes líneas), con la publicación de La garantía… entró a la constelación de las grandes estrellas del derecho procesal civil para no salir nunca más de aquella. Desde allí, sus lecciones brillan con fulgor. Con la traducción de su libro -espero- brillen aún más en las no poco densas tinieblas por las que los procesalistas de habla hispana aún caminamos.

Comoglio, perteneciendo a una generación posterior a la de monstruos del calibre de Cappelletti y Denti, es el gran heredero de la cultura jurídica procesalística italiana que nació ya alzando la voz de protesta contra las lecciones de los grandes maestros de la década del 50 hacia atrás; y, justamente, al hacerlo, les rendían su mayor homenaje. Esa es la academia, amigos míos.

Vittorio Denti es mi procesalista favorito de todos los tiempos. Murió mucho antes que lo fuera. Aprendí a admirarlo sobremanera cuando escribía mi sufrida tesis de pregrado. Pero fue Comoglio, a través de las traducciones de sus artículos en la Revista Peruana de Derecho Procesal y las citas y diálogos que otros autores hacían con él, quien tuvo un papel decisivo en mi formación como estudioso del proceso civil.

Es imposible discurrir por el lenguaje pulcrísimo y elegante de La garantía, escrita por pluma maestra, pensando que su autor tenía 29 años al momento de publicarse, y no sorprenderse ni emocionarse, así como yo, súbitamente, estoy emocionado cuando, de repente, decidí escribir este texto.

Luigi Paolo Comoglio es un prodigio. Aprendamos a admirarlo y nunca dejar de reconocer su contribución.

_______

[1] El libro fue traducido por mi querido amigo César Moreno More, y aparecerá por Raguel ediciones, a finales de noviembre de 2015.

La búsqueda de la verdad en el proceso civil: una breve reflexión

Estándar

La búsqueda de la verdad en el proceso, qué duda cabe, es un tema sensible. No obstante, en primer lugar, es necesario saber qué tipo de concepto de verdad se está manejando. Taruffo sostiene que la verdad es objetiva (está fuera del sujeto), relativa (porque el conocimiento que se puede obtener de ella se encuentra fundado en un retrato imperfecto de la realidad y también porque ni siquiera en las ciencias exactas existe una verdad absoluta) y por correspondencia (X es verdadero sólo si X es verdadero). Se trata de una construcción filosófica muy compleja. Todo ello está claramente explicado en “La prova dei fatti giuridici” y, sobre todo, en “La semplice verità”.

Ahora bien, el hecho de que muchas veces no se alcance la verdad en el proceso responde a diversos aspectos que, por ejemplo, Jordi Ferrer Beltrán (“Prueba y verdad en el Derecho”, otro texto indispensable) identificó muy bien: no es lo mismo decir P está probado, que P es verdad. Hay una relación teleológica (y no ontológica) entre los medios de prueba y la verdad. Todas las reglas sobre la valoración (racional) de los hechos únicamente tienen sentido para que el juez pueda alcanzar el mayor grado posible de verdad. Se trata de buscar, por tanto, la verdad posible, porque al final y al cabo todos los juicios que el juez desempeña en el proceso son de probabilidad (que no es otra cosa que un grado de verdad). Lo que llamamos de juicio de certeza es, en realidad, un juicio de probabilidad considerablemente alto.

De otro lado, la verdad no puede no importar para el Derecho. Se trata, en palabras de Alvin Goldman, de una relación merit-based y no interest-based. O sea, es importante saber si un hecho realmente se dio para que una norma jurídica (digamos, una sanción) incida sobre él. De lo contrario, el Derecho no serviría para orientar conductas y fracasaría. Por su parte, no es importante saber si, por ejemplo, tengo o no ganas de ir al cine o porqué tal pintura me gusta o no. Goldman, por cierto, es uno de los autores con los que Taruffo trabaja (ver un artículo de Vitor De Paula Ramos que tuve la suerte de traducir).

El proceso no puede darle la espalda a una necesidad tan elemental del Derecho como es la de orientar conductas. De ahí que el proceso deba necesariamente estructurarse para que este objetivo (la verdad) se logre. Si la verdad no importase para el proceso, como bien dice Jordi, entonces mejor lancemos una moneda y, según el resultado, le damos la razón a una de las partes. Así de simple. Percibo un error común en aquellos que suelen minimizan la importancia de la verdad en el proceso: por el hecho que a veces no pueda ser alcanzada no quiere decir, en lo absoluto, que no se deba buscar.

Aquí una pequeña entrevista con Taruffo, publicada en El Peruano, donde destaca la importancia de la búsqueda de la verdad en el proceso.

Finalmente, alguna bibliografía sobre el tema que puede ser de utilidad:

CAVALLONE, B., 2010: “In difesa della veriphobia: considerazioni amichevolmente polemiche su un libro recente di Michele Taruffo”. In Rivista di diritto processuale. Padua: Cedam, n. 1, pp. 1-26.

FERRER BELTRÁN, J., 2005: Prueba y verdad en el derecho, 2ª ed. Madrid: Marcial Pons.

___, 2007: La valoración racional de la prueba. Madrid: Marcial Pons.

MITIDIERO, D., 2013: Antecipação da tutela – da tutela cautelar à técnica antecipatória. São Paulo: Revista dos Tribunais, 2013, pp. 95-96 (tiene traducción al castellano: Anticipación de tutela – De la tutela cautelar a la técnica anticipatoria, trad. Renzo Cavani. Madrid-Buenos Aires: Marcial Pons, 2013).

NIEVA FENOLL, J., 2010: La valoración de la prueba. Madrid: Marcial Pons.

PAULA RAMOS, V., 2013: “Derecho fundamental a la prueba”, trad. Renzo Cavani. In Gaceta Constitucional, n. 65. Lima: Gaceta Jurídica, pp. 286-299.

SARLET, I. W.; MARINONI, L.; MITIDIERO, D., 2012: Curso de direito constitucional. São Paulo: Revista dos Tribunais.

TARUFFO, M., 1992: La prova dei fatti giuridici. Nozioni generali. Milán: Giuffrè.

___, 2009: La semplice verità – Il giudice e la costruzione dei fatti. Roma: Laterza, 2009 (tiene traducción al castellano: Simplemente la verdad – El juez y la construcción de los hechos, trad. Jordi Ferrer Beltrán. Madrid: Marcial Pons, 2010; y también al portugués: Uma simples verdade – O juiz e a construção dos fatos, trad. Vitor de Paula RamosSão Paulo: Marcial Pons, 2012).

___, 2010: “Contro la veriphobia. Osservazioni sparse in risposta a Bruno Cavallone”. In Rivista di diritto processuale. Padua: Cedam, n. 5, pp. 995-1011.