Los prácticos y la enseñanza del derecho procesal

Estándar
H. L. A. Hart

H. L. A. Hart.

Hace minutos leí un interesante artículo publicado en el portal Legis.pe en donde se argumenta que los abogados que dan clases deberían tener un menor porcentaje, en la plana docente, que los abogados académicos.

En lo particular, a pesar de que suene duro, para mí un práctico no debe enseñar derecho procesal. Nunca.

Entiendo por práctico a un abogado cuyos conocimientos provienen preponderantemente de la práctica forense y judicial. Este abogado suele ser un litigante, juez, procurador o fiscal cuya principal carga de tiempo está dedicada a su trabajo y, en el caso del derecho procesal, el contenido teórico de sus clases radica en doctrina mayoritaria nacional, no siempre actualizada. Ello hace que el contenido teórico sea muchas veces bastante pobre. Las lecciones contienen ideas repetidas hace mucho y no suele ofrecer un abordaje teórico-crítico. Es común, además, que este abogado vea la docencia más con el propósito de colocar en su CV que tiene experiencia en ese campo, pues ello da mayor prestigio a sus aspiraciones profesionales. La docencia es circunstancial para él.

Que un práctico no deba enseñar derecho procesal obedece, principalmente, a la necesidad de ofrecer los fundamentos teóricos suficientes para poder estudiar y aprender críticamente esta disciplina. La conexión con la teoría del derecho, filosofía del derecho y derecho constitucional es imprescindible. Esta conexión simplemente es ignorada por el práctico, no porque no sea inteligente  ni incapaz ni nada por el estilo; sino porque no ha tenido oportunidad de estudiar lo suficiente ni reflexionar, desde una perspectiva académica, sobre los aspectos problemáticos de la ciencia procesal civil (aspectos que hunden sus raíces en complejas cuestiones teórico-filosóficas de no fácil aprehensión ni explicación). Se trata, en una palabra, que el profesor de derecho procesal sepa, en primer lugar, derecho.

No es que el conocimiento de la práctica no interese. Evidentemente que sí. El profesor de derecho procesal debe razonablemente conocerla. Pero como queda claro se trata de un abordaje diverso: no es a partir de aquí que se enseñan los fundamentos de la teoría del proceso. 

Vale la pena aclarar que no todos los litigantes, jueces, procuradores o fiscales son prácticos en el sentido que le he dado a esta palabra. Ellos ciertamente pueden tener un perfil diferente, con una preocupación por estudiar y pensar críticamente el derecho procesal. Ejemplos en nuestro país sobran. Yo mismo conozco a muchos, peruanos y extranjeros, y a algunos de ellos me honra llamarlos de amigos.

Entonces, ¿un práctico no debe ser docente universitario? Claro que sí. Su presencia es importante. Pero no para enseñar derecho procesal, sino, a lo sumo, “práctica del derecho procesal”, lo cual parece lo mismo, pero no lo es.

4 comentarios en “Los prácticos y la enseñanza del derecho procesal

  1. Jorge

    disculpa pero es una critica poco constructiva mas parece de un resentido, que nunca podrá ser Juez o Fiscal, nunca puede haber teoría sin practica, hoy el nuevo proceso penal peruano tiene su basamento en los principios constitucionales lease los 10 TP del citado codigo, y respecto a la teoría del derecho y filosofia del derecho, estos siempre tendran que analizar en primer orden la practica procesal, éste último es resultado de ambos. Jorge OB

  2. Antonio Ortiz Estrada

    Me parece válido el comentario en el sentido que sigue. Entiendo que si el abogado no profundiza en las conexiones que existen en el derecho, como suele suceder con muchos prácticos que hasta en sus clases desdeñan a lo que ellos llaman despectivamente teoría, no alcanzará a transmitir en sus clases un conocimiento suficientemente abstracto para que de ahí el alumno pueda resolver problemas tanto doctrinales como prácticos. Pero hay que considerar a los muchos libros que contienen doctrina que se ha visto enriquecida por la práctica del mismo proceso. Esto último se debe a que habemos quienes enriquecemos nuestra práctica con el estudio del derecho, es decir, somos prácticos por que sabemos cómo se hace un proceso y no por el hecho de desdeñar el estudio académico del derecho. Estos últimos, considero, sí somos aptos para impartir la cátedra procesal.

    • Estimado Antonio, admito que el “ser un práctico” o “no ser un práctico” es controvertido por las acepciones que se le puedan dar. No obstante, a mi juicio, alguien que no sabe explicar las relaciones entre proceso y Constitución, interpretación jurídica y jurisdicción o teoría del hecho jurídico y actos/negocios procesales (temas todos que trascienden por leguas a la práctica) por el hecho de que solo conoce la práctica (excluyo a aquellos que no han estudiado estos temas, lo cual es un problema diverso), entonces no debería enseñar teoría del proceso o introducción al derecho procesal. Cierto, puede enseñar “Práctica procesal”, pero no el curso en donde se debe proveer a los estudiantes de fundamentos teóricos. ¿Y por qué? Porque la teoría del proceso es una derivación directa de la teoría del derecho. ¿Un práctico puede/debe enseñar teoría del derecho? Tengo mis dudas.
      Abrazos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s