El juez y la doctrina: dos breves notas

Estándar
Juez y doctrina

Amigos, lean este interesante fragmento del libro “El derecho y la pasión – Un jurista en tiempos de facebook” (Legisprudencia, 2014) del prof. Carlos Ramos.

http://legis.pe/las-sentencias-judiciales-deben-llevar-notas-bibliograficas/

Esto me motivó a escribir un par de notas muy breves. Espero que sean de su interés.

1. ¿Juez académico?

La función de un juez es resolver casos, no hacer doctrina. Un juez academicista (como lo fue el TC por varios años) pierde de vista que lo importante de su trabajo reside en la adecuación de la interpretación y aplicación del derecho y la valoración de la prueba y la forma cómo ambas premisas se justifican. Debe haber, por tanto, un compromiso más con la racionalidad que con la construcción de teorías y la abundancia de citas.

Es mediante la justificación que el juez elimina la arbitrariedad y, además, tratándose de jueces con la competencia de sentar precedentes, que ofrezca suficientes razones para buscar la unidad del derecho y la replicabilidad en futuros casos.

2. Doctrina: ¿fuente secundaria?

El papel de la doctrina, para poder resolver casos, está muy lejos de ser una fuente secundaria como dice el CC, el CPC y alguno que otro libro famoso de teoría del derecho publicado en nuestro país. Es falso que el vacío legal pueda llegar a ser completado con doctrina. Esa idea presupone una lamentable confusión entre texto y norma, en donde no se advierte que la ley, en su papel de fuente del derecho, es insuficiente por sí misma para extraer las prescripciones de conducta que dan forma al derecho.

Al contrario, en la línea de Humberto Ávila [1], en el camino del texto a la norma existen elecciones de métodos, argumentos y doctrinas. Esto quiere decir que la doctrina está presente la mismísima interpretación del texto normativo (o, en todo caso, en la interpretación metatextual) y la aplicación de la norma. Interpretar la ley es una actividad que no puede hacerse sin la doctrina. Y nótese bien: esto va muchísimo más allá que un soso debate sobre si los jueces pueden citar o no textos doctrinarios.

Pero, ¿cómo así?

Cuando un juez determina la existencia de una regla o de un principio, o inclusive cuando pondera o utiliza los criterios de la razonabilidad y la proporcionalidad, necesariamente está eligiendo alguna teoría de las normas, o una teoría de la ponderación, por ejemplo, aunque no lo diga. El juez -y aquí trayendo lo mencionado más arriba- no tiene por misión crear doctrinas: más bien debe conocer y usar las que estén a su disposición, eligiendo cuál usar.

Aquí es donde entra la importancia de la justificación y el gran problema cuando el juez no dice qué doctrina ha elegido. Él tiene el deber de justificar el porqué de esta elección. Esta justificación, ciertamente, no es fácil: presupone criterios mínimos para la adopción de una u otra doctrina (esto, curiosamente, es papel de la propia doctrina especializada en teoría de la interpretación y argumentación).

De lo contrario, el “principio del interés superior del niño”, el “principio de economía procesal” o el “principio de congruencia” -al no existir una mínima preocupación por determinar, primero, qué es un principio y cómo se aplica o si es que por sí mismo puede vencer a una regla- continuarán siendo figuras huecas, o peor, verdades autoevidentes, cuya aplicación se da sin premisas que lo sustenten y, por tanto, negando cualquier posibilidad de controlabilidad intersubjetiva por parte de los destinatarios de la decisión: ciudadanos, los jueces y la propia doctrina, en su función de estudiar críticamente la jurisprudencia.

Finalmente, a pesar de la enorme complejidad que reviste el determinar los criterios para la elección de doctrina,  la extensión del deber de justificar no presupone la necesidad de que el juez se introduzca en los complejos meandros de la ciencia del derecho, en un debate crítico con la doctrina que él eligió traer a colación. Más bien, debe evitarlo a toda costa, so pena de dejar de ser un juez comprometido con su tarea.

En suma, la función del jurista y la función del juez no pueden confundirse. Pero esto, al contrario de ser negativo, resulta, por lo menos, en algo positivo: en la necesidad de que ambos propicien un mutuo aprendizaje y, además, la hidalguía de nuestros jueces de darle a la doctrina el papel que se merece.

_____________

[1] Se trata de “A função da ciência do direito tributário – Do formalismo epistemológico ao estruturalismo argumentativo”. In Revista de direito tributário atual, 29, pp. 181-204, qué duda cabe, uno de los ensayos de teoría del derecho más importantes publicados en los últimos años. Click aquí para acceder a él.

2 comentarios en “El juez y la doctrina: dos breves notas

  1. Hebert

    A mi entender hay una diferencia de grado entre un Juez Académico y un Juez Academicista.

    El primero es el que brinda razones coherentes de su decisión con sustento doctrinal y jurisprudencial. Que mayor compromiso con la racionalidad de la decisión misma, así como con la racionalidad de nuestro sistema legal (latu sensu). En ese sentido, no afecta al fallo el que tenga o no citas bibliográficas, antes bien podría tornar más transparente la decisión y su fundamento. En suma, no concuerdo con la opinión que desliza Carlos Ramos y que se aprecia en el actual TC, con sus luces y sombras.

    El segundo, en cambio, pecaría de autosuficiencia, y podría, desde luego, incurrir en abusos y arbitrariedades.

    En mi pasado experiencia de magistrado me he esforzado por ser el primero y no creo que mis ex colegas muestren desdén por la doctrina. Tampoco hay que sobredimensionarla sino apreciarla en sus justos términos en cada caso y cuando aporte argumentos que conduzcan a una decisión justa.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s