Sueños

Estándar

No me quita el sueño enmascararme en un cargo político.

No me quita el sueño encadenar mi mente siendo funcionario público.

No me quita el sueño ser miembro de sempiternas asociaciones e institutos de papel.

No me quita el sueño cumplir el sueño de muchos de tornarse “el” gran abogado litigante.

No me quita el sueño poseer una gran biblioteca henchida de libros nunca surcados.

No me quita el sueño ser invitado a grandes eventos donde primen los monólogos y los parcos aplausos.

No me quita el sueño recibir elogios vacíos por libros no leídos.

No me quita el sueño librar una batalla por más likes en el facebook.

No me quita el sueño ser amicus curiae de la Corte Suprema.

 

Pero me quita el sueño, y deseo con todas mis fuerzas:

Viajar por el Perú y el extranjero dialogando sobre derecho con franqueza y rigurosidad.

Aventurarme a convivir con grandes juristas en sucesivas estancias postdoctorales.

Ejercer y disfrutar mi profesión sin angustias de tiempo ni dinero.

Desempeñar la docencia universitaria hasta que las fuerzas -y no una ley- me lo permitan.

Escribir para criticar y ser criticado.

Sembrar dudas en fértiles mentes jóvenes…

… y ver cómo nuestro país cosecha los frutos.

Nunca jamás dejar de estudiar ni de saber volver tras los pasos.

Vivir para ver un nuevo código procesal civil para mi país…

… pero uno construido con participación de toda la comunidad.